COLUMNA DE OPINIÓN – Diario de Rivas – Antonio De La Peña

De la transparencia, participación y el buen gobierno.

 

La calidad de vida en un estado democrático se mide por muy distintos parámetros: la calidad de servicios, la seguridad en las calles y/o la transparencia y la participación de los ciudadanos en aquellos aspectos que más les interesa o preocupan.

En anteriores artículos, mis compañeros de partido han desgranado que no es oro todo lo que reluce. En cuestiones tan fundamentales como la gestión del día a día de la ciudad, incremento de la criminalidad, mantenimiento de las calles mejorable por los 50.000 euros/día que invertimos los ripenses o la gestión de nuestros parques y jardines, la realidad nos ilustra.

 

En esta ocasión quiero centrarme en la supuesta participación de los ripenses en aquellos aspectos que el gobierno de Somos Rivas y Rivas Puede dice que tienen abiertos con los ciudadanos.

La gestión privada del nuevo polideportivo público del Barrio de la Luna es un evidente dato. El Grupo Municipal Popular cree en esa participación. El equipo de gobierno, sin embargo, la critica pero la asume. Solo dos conclusiones: o el gobierno de Somos Rivas y Rivas Puede cree en la gestión público-privada y, en un ejercicio honesto, la realiza, o no cree en ella y, en un ejercicio incompresible de irresponsabilidad, ejecuta lo que no cree. Pero, más allá de este dato, ¿dónde quedan la participación de sus bases y la transparencia de su propia gestión?

Ya sabemos que los presupuestos de Somos Rivas 2016/2017 fueron criticados por poco participativos por Rivas Puede. Los presupuestos no participativos 2018 de Rivas Puede y Somos Rivas fueron asumidos como tales por el concejal de Participación. De nuevo, una falla en el discurso coherente, de transparencia y honestidad por parte de este ejecutivo ripense. ¿Qué ocurrirá con los presupuestos de 2019?

La gestión de las basuras ha pasado de ser un ejercicio de ecologismo de salón a una necesidad laboral y económica de pie en tierra‘. Cualquier decisión de la gestión de los residuos pasaría por ser consultada a los ripenses, y discutida en Pleno monográfico. Desde el 21 de diciembre de 2017 se trata de una decisión unilateral del Gobierno Municipal. “Valdemingómez no, Valdemingómez sí, Valdemingómez pro parte“. Adiós a la consulta y participación en la gestión de las basuras, pero, sobre todo, adiós a la información.

Y es que la gestión de la participación prometida, la información transparente y el buen gobierno van íntimamente unidos. Si no existe lo primero, difícilmente podrá existir lo segundo. No se trata de prometer lo que no se puede dar, y, lo que es peor, si de antemano se sabe que no se puede dar. Eso no es honesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sus datos quedarán incluidos en un fichero responsabilidad del Partido Popular de Madrid, de acuerdo a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). El Partido Popular de Rivas-Vaciamadrid se reserva el derecho a limitar, total o parcialmente, el acceso de los visitantes a determinados servicios de esta web como es el de generar contenidos propios en el apartado de comentarios. El Partido Popular de Rivas-Vaciamadrid, por ello, no tiene la obligación de controlar el uso que se hace de dicho servicio, además de que tampoco existe la obligación de verificar que los datos que se han usado para dejar los comentarios sean verídicos. El Partido Popular de Rivas-Vaciamadrid no se hace responsable de la opinión de los usuarios que depositen en los comentarios, por muy distinta que pudiera ser con respecto a la de la organización. Los comentarios que no mantengan un mínimo de concordancia con la temática de la noticia o apartado publicado, pueden ser eliminados. Así mismo, no se admiten comentarios que generen suplantaciones de identidad, daños a terceros, perjuicios, publicidad, spam, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, ataques hacia otros usuarios de la web o contenidos con el único objetivo de desprestigiar, a través de insultos o difamaciones a cualquier participante en los comentarios en la web del Partido Popular de Rivas-Vaciamadrid.